Mascarillas caseras para pelo y cara

No sé vosotros, pero a mí me encanta probar mascarillas caseras, y últimamente he estado usando unas que me van muy bien.

Exfoliante para la cara: Esta es la más fácil de todas y sirve para todo tipo de pieles. Para hacerla solo necesitáis una cucharada de miel y una de azúcar. La aplicáis por toda la cara con un masaje circular (sin apretar mucho, tampoco hay que hacerse año) y después la aclaráis con agua tibia.

WhatsApp Image 2016-09-22 at 15.50.52.jpeg

Hidratante para la cara: Para hacer esta solo necesitáis un trocito de aguacate (cuanto más maduro mejor), una cucharada de yogur natural y unas gotitas de aceite de oliva (si tenéis la piel muy grasa no pongáis aceite). Os aplicáis una capa bastante gruesa y la dejáis unos quince minutos. Después la aclaráis con agua fría y listo.

WhatsApp Image 2016-09-22 at 15.50.52 (2).jpeg

Hidratante para el pelo: Para esta mascarilla necesitáis medio aguacate, una cucharada de aceite de oliva y una de aceite de almendras. Si tenéis el pelo muy seco os lo podéis aplicar desde la raíz, pero si no aplicadlo solo de medios a puntas. Lo dejáis quince minutos y os laváis el pelo como siempre (aunque seguramente necesitéis un poco más de champú del habitual).

WhatsApp Image 2016-09-22 at 15.50.52 (1).jpeg

Y eso es todo por hoy. Es una entrada cortita, pero os aseguro que merece la pena probarlo. Si lo hacéis podéis decirme que tal os va en los comentarios.

Anuncios

Tips: Cuidado del cabello

Hola otra vez. El otro día estaba revisando el blog y me he dado cuenta de que no he hablado nunca de como me cuido el pelo, y eso no podía seguir así, así que os voy a contar todo lo que hago con él:

2QSUtaPb
Esto soy yo sin peinar y con una luz horrible X,D

La verdad es que de adolescente (hasta casi los 20) odiaba mi pelo, y por lo tanto no paraba de hacerle cosas: lo cortaba, lo alisaba, lo teñía sin importarme la calidad del tinte… ¡Era un verdadero desastre!, pero de los errores se aprende, así que en verano de 2015 decidí que quería llevar el pelo largo y sano. Para ello lo primero que hice fue ir a la peluquería y cortarme un buen trozo, porque entre los trasquilones que tenía de cambiar de corte constantemente y lo quemadas que estaban las puntas no había otra solución, pero lejos de desanimarme me puse a investigar y probar cosas nuevas para cuidar mi cabello, y las que mejor me han funcionado hasta ahora y ya forman parte de mi rutina son:

  • Lavado: Intento lavar mi cabello lo menos posible. Esto no quiere decir que lleve el pelo sucio, sino que en lugar de lavarlo a diario yo lo hago dos veces a la semana. Si tu pelo es muy graso tal vez te parezca una locura, pero si lo tienes seco como yo es lo mejor que le puedes hacer a tu pelo. Tengas el tipo que tengas usa un champú específico para él, especialmente si lo llevas teñido. Esto marca una gran diferencia.
  • Hidratación: Siempre que te laves el pelo debes usar un acondicionador o mascarilla hidratante específico para tu tipo de cabello. Para muchas personas eso es más que suficiente, pero para los que tenéis el pelo muy seco o teñido hay dos cosas que os recomiendo un montón:
    • Queratina: Desde que descubrí la queratina líquida para hacer en casa mi pelo ha conocido el significado de la palabra hidratación. Yo la compro en mercadona y la uso como mínimo una vez por semana. La forma de usarla es muy sencilla: cuando sales de la ducha echas un poco por todo tu pelo y después aplicas cualquier tratamiento de calor (secador, plancha, tenaza…) para que se active.
    • Aceites: Los aceites son un remedio natural genial para el cabello seco. Yo uso aceite de argán en las puntas cada vez que me lavo el pelo, y, una vez al mes, me hago un tratamiento intensivo mezclando aceite de almendra y de oliva a partes iguales. Esta mezcla la aplico de medios a puntas, me pongo un gorrito de plástico o en su defecto papel film y lo dejo actuar entre media hora y dos horas, dependiendo del tiempo que tenga. Luego sigo mi rutina de lavado y acondicionado habitual y listo.
  • Corte: Hay quién no se corta el pelo en un año y quién se lo corta cada mes, y la verdad es que ambas están bien si es lo que necesita tu pelo, pero si estás intentando dejarte el pelo largo lo que debes hacer es cortarlo siempre que esté dañado. En mi caso voy cada tres meses (aproximadamente) y no suelen tener que cortarme más de un centímetro.
  • Tinte: Sé que los tintes dañan mucho el cabello, pero después de más de un año ya me cuesta renunciar a ser pelirroja, así que decidí buscar un tinte que no fuese muy agresivo con el cabello, y encontré los tintes de INOA. Son tintes sin amoniaco que dañan el pelo mucho menos que los tintes tradicionales. También son un poco más caros, pero la verdad es que creo que merece totalmente la pena. Yo ya llevo unos tres o cuatro meses usándolos y mi pelo está mucho más suave y menos quebradizo. Otro punto a favor es que cubren muy muy bien, tanto en cabello oscuro (mi tono natural es castaño muy muy oscuro, casi negro) como en canas (aunque yo no tengo mi madre también lleva un tiempo usándolos, así que vi apropiado preguntarle para poder daros también esa información).

Básicamente eso es todo lo que hago con mi pelo y os garantizo que he notado la mejoría. Si tenéis cualquier duda u os animáis a probar alguna de las cosas que he mencionado contádmelo en los comentarios, y si sabéis de alguna forma de aliviar el estrés también os lo agradecería porque la época de exámenes está a la vuelta de la esquina.

De momento esto es todo, pero yo os veo aquí la semana que viene.

Reparación intensiva para pieles maltratadas

Halloween ha terminado, y eso significa que es probable que nuestra piel esté un poco más maltratada de lo normal, así que os voy a dejar aquí unos cuantos remedios naturales para todo tipo de pieles que harán que nuestro rostro se recupere. Las cositas que os voy a contar están genial para cuando tenemos la piel maltratada, pero si las hacemos una vez al mes es probable que nuestra piel se vea siempre perfecta. Creo que ya he repetido demasiadas veces la palabra piel, así que vamos a empezar:

  1. Lo primero de todo es elegir un día tranquilo en el que no tengamos muchas cosas que hacer para poder relajarnos además de mimar nuestra piel.
  2. Yo recomiendo preparar todas las mascarillas que vamos a usar antes de empezar a aplicarlas.
  3. Para exfoliar: La primera mascarilla está hecha con dos cucharadas de azúcar, una cucharada de sal gorda, un poquito de estracto de vainilla y medio yogur natural. Lo que tenemos que hacer es aplicar esto por toda nuestra cara con masajes circulares y una vez sintamos que está limpia nos aclaramos la cara con agua tibia.
  4. Para hidratar y evitar el envejecimiento prematuro: Para esta mascarilla necesitamos cinco o seis arándanos, medio yogur natural, un poco de agua y un poco de aceite (si tienes la piel seca echa unas cuatro cucharadas de aceite y una de agua, si la tienes grasa cuatro de agua y una de aceite). Una vez tengamos todos los ingredientes los pasamos por la batidora y aplicamos la mascarilla en la cara. La dejamos quince o veinte minutos y aclaramos con agua tibia.
  5. Para hidratar y deshinchar: Vamos a necesitar dos cucharadas de café molido, dos de yogur natural y una de miel. Una vez tengamos una pasta la vamos a extender por toda la cara y dejamos actuar por unos 15 minutos. Después nos aclaramos con agua lo más fría que aguantemos.
  6. Para alisar el tono: Necesitaremos tres o cuatro capsulas de alga espirulina (de venta en farmacias y herbolarios) y un poquito de agua para formar una pasta que tenga la consistencia justa para no gotear. Nos la aplicamos y la dejamos en nuestra piel hasta notarla seca y después aclaramos con agua fría.
  7. Para las ojeras: Necesitamos una cucharada de yogur natural y una cucharada de (de preferencia verde) muy concentrado (tres bolsitas para media taza). Lo aplicamos sobre nuestras ojeras y lo dejamos al menos diez minutos antes de aclarar con agua fría. Lo bueno de esta mascarilla es que puedes hacer tanta como quieras y guardarla en la nevera en un bote hermético y usarla siempre que veas tus ojeras más oscuras de lo habitual.
  8. Para los labios: Primero los vamos a exfoliar con yogur natural, miel y azúcar (no hay cantidades exactas, pero trata de conseguir una pasta bastante firme y pegajosa). La aplicamos con un masaje suave y aclaramos con agua más bien caliente. Después aplicamos la crema más hidratante que tengamos y tapamos nuestros labios con papel film durante unos cinco minutos. Para terminar retiramos el exceso de crema con un disco de algodón y aplicamos nuestro hidratante de labios habitual.

Importante: Si eres alérgico a cualquiera de los ingredientes mencionados NO uses esa mascarilla. Si de verdad quieres hacerla déjame en un comentario a que ingrediente eres alérgico y buscaré ingredientes alternativos.

Espero que estas mascarillas os dejen la piel tan bien como a mi. Si es así puedes dejar un comentario, mandarme una foto a mi twitter o compartir esta entrada con tus amigos.